Racionalidad del contexto de descubrimiento y lógica de la generación de hipótesis

agosto 9, 2009

http://www.antroposmoderno.com/antro-articulo.php?id_articulo=1248

Anuncios

10 comentarios to “Racionalidad del contexto de descubrimiento y lógica de la generación de hipótesis”

  1. akurion Says:

    Cualquiera sea el paradigma, el conocimiento científico es un tipo de saber que requiere demostración; el valor de verdad de sus aserciones, de sus teorías, queda siempre sujeto a la validez formal de sus procedimientos lógicos y de cotejo con el referente. Lo que es decir: la elaboración de los modelos representativos de la realidad que caracterizan al conocimiento que llamamos científico, exige validarse articulando demostraciones de dos órdenes: uno lógico, el otro empírico

  2. akurion Says:

    En cuanto al aspecto lógico de los procedimientos de demostración, sostengo que postular racionalidad en el contexto de descubrimiento -lo que posibilitaría su inclusión en el horizonte epistemo-metodológico- será imposible mientras se persista en considerar como únicas a las dos formas de inferencia lógica reconocidas hasta el presente por el Método, y que definen a una y otra de sus vertientes.

    Cabe recordar aquí que, de algún modo, toda la discusión alrededor de las lógicas deductiva e inductiva, y hasta las soluciones que -propuestas a lo largo del tiempo- combinaban a ambas, derivaron en general en disputas metodológicas interminables que fueron, por lo demás, completamente inconducentes, si no en el sentido de la producción de conocimiento, al menos sí en cuanto a las posibilidades de acabar con esa falsa antinomia. Distan, sin embargo, de ser los únicos modos de inferencia de que es capaz la mente: muy al contrario, inducción y deducción ni tan siquiera son operaciones lógicas basales. La mente está fundada sobre -y hasta pareciera consistir en- otras dos…

  3. akurion Says:

    Al permitirse perfilar la deconstrucción del discurso científico, el pospositivismo admite la dificultad de la neutralidad y la objetividad en ciencia. El espíritu científico postpositivista reconoce el valor epistémico del interés (Kuhn), del pre-juicio (Popper), de la pre-comprensión (Bateson) que acompañan toda percepción y cimentan toda conjetura. Pero lo reconoce al precio de adscribirlo -bajo el rótulo metafísica- al contexto de descubrimiento, dejando con ello fuera del horizonte epistemológico todo abordaje posible de las lógicas y procedimientos implicados.

  4. akurion Says:

    Huyendo de la subjetividad (no escribí subjetivismo) a la que juzga falsa, imaginaria, distorsiva, irracional, errónea, etc., la ciencia se ve forzada a refugiarse en la empiria pues solo allí se espera encontrar certezas. La eliminación -por lo demás, imposible- del sujeto es responsable del agotamiento del modelo, pues el silogismo deductivo, por su estructura lógica, no es capaz de producir nuevo conocimiento, y nos empuja a la exigencia de convalidar o intentar falsar rigurosamente en la empiria toda hipótesis (conjetura) que proponga el irracional genio científico. Tampoco el silogismo inductivo es productor de nuevos saberes; solo conjetura la generalidad posible de saberes anteriormente comprobados en la empiria.

  5. akurion Says:

    Contrariando la propuesta dadaísta de eliminar la distinción entre contexto de justificación y de descubrimiento, sostengo que -siendo diferentes las lógicas implicadas en cada uno- hay motivos para mantenerla y extender hacia atrás el alcance del Método. A la luz de lo que se sabe hoy sobre producción de sentido, cabe atribuir racionalidad al contexto de descubrimiento, sacando los procesos de generación de hipótesis de la caja negra. Bastaría para ello ampliar el concepto de “razón” (ratio) excediendo los modos inferenciales reconocidos, para hacerlo abarcar abductio y analogiam 6.

  6. akurion Says:

    El razonamiento por analogía, basándose en la percepción de semejanzas estructurales (invariantes), supone que cada individuo (espécimen) es representativo de un tipo. Cuando este razonamiento se aplica en Filosofía, cada individuo perteneciente a una cierta categoría es considerado un universal concreto: siendo particular, porta en acto el modelo -el plan estructural- de su clase; esto se ve nítidamente en su aplicación biológica: supone que el individuo contiene -siendo a un tiempo portador y reproductor- una copia del patrón genético de la especie, aunque se diferencie de ella por particularidades individuales.

    Este procedimiento, al que cabe calificar de metafórico en tanto intento de revelar cierto homeomorfismo fractal mediante la superposición -por así decirlo- geométrica de varias estructuras, puede ser aplicado a procesos, configuraciones, sistemas, sujetos, casos, hechos, sucesos, estructuras de producción material y/o simbólica, y un riquísimo etcétera que permitiría extenderlo a varias disciplinas; puede, al menos de partida, transplantárselo a todas, como razonamiento clasificador.

  7. akurion Says:

    El siguiente paso lógico (la inferencia de una hipótesis, digamos) parece ser el fruto de un procedimiento de rango superior al de la analogía: la abducción (Peirce, 1878 y 1903). El estudio de casos -lo llamado casuística- encuentra su fundamento lógico en la abducción y no, como suele creerse, en la lógica inductiva: un espécimen-muestra es seleccionado como tal porque se le supone representativo de la categoría a la que se supone pertenece. Partiendo de la idea de que sus características estructurales son homologables (per analogiam) a las del resto de los representantes de su misma especie, el caso interesa en tanto posee un núcleo del que cabe suponer es compartido con los demás especímenes: si pueden constatarse presentes en común un cierto conjunto de rasgos (invariantes) es de esperar (y esta es la forma en que se produce una hipótesis abductiva) que en la especie se encontrarán también presentes -eventualmente- otros rasgos propios del espécimen-muestra, tratándose de potenciales invariantes que no habrían sido todavía relevados científicamente como característicos de la especie…

    En la inducción el caso es relevante en tanto tal, como prueba demostrativa o refutatoria de un conocimiento establecido de antemano; en la abducción -vemos- el caso es relevante en tanto fuente potencial de información sobre algún invariante aún no establecido, permitiendo postular especulativamente la posibilidad de que algo sea tal u ocurra de cual modo; no es una conjetura demostrativa, sino apenas una de probabilidad: lo que los epistemólogos llaman una hipótesis débil. Su debilidad, si la proposición postula como invariante desconocido uno al que pueda atribuírsele valor de causa, no impediría que se la considerase -por principio- una conjetura explicativa.

  8. akurion Says:

    analogía y abducción, poesía y narración.

  9. akurion Says:

    El cognoscente -sujeto de la ciencia- no resulta, en el modelo aquí propuesto, un factor distorsivo a excluir en aras de la objetividad, sino el núcleo activo del contexto de descubrimiento, la fuente misma del proceso lógico de codificación, de enciframiento (no desciframiento), el locus de la producción de saber: investigador no es entonces un pasivo colector de datos ni un metódico sistematizador de conocimientos, mucho menos un aséptico testeador de hipótesis, sino un interpretante culturalmente condicionado; la actividad investigativa deviene en trabajo de interpretación, y la explicación se estatuye en procedimiento semántico de construcción de realidad.-


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: